Delegación Episcopal de Catequesis de Jaén

Por Asunción Castro Duro,
catequista de la parroquia de San Ildefonso (Jaén)

Del 15 al 17 de septiembre se celebró el XVII encuentro de catequistas en la Provincia Eclesiástica de Granada, uniéndonos en unos días de reflexión sobre nuestra misión como catequistas, celebraciones comunitarias y convivencia.

Este año el encuentro se celebró en Guadalupe de Murcia. Llegamos el viernes por la tarde y nos recibieron en un ambiente de hermandad y alegría por parte de las responsables de la casa y las encargadas de la acogida del encuentro. El Señor Obispo de la diócesis de Cartagena el Exmo. y Rvdmo. Sr. D. José Manuel Lorca Planes tuvo a bien acogernos y darnos la bienvenida a su diócesis y posteriormente tuvimos la primera ponencia de las que escuchamos estos días a cargo del Exmo. y Rvdmo. Dr. D. Adolfo González Montes, obispo de Almería con el título “Jesucristo culmen y plenitud de la revelación”. La velada del viernes terminó con un homenaje a Don Miguel Ángel Gil, sacerdote diocesano de la diócesis de Cartagena y con toda una vida dedicada a la catequesis y promotor de estos encuentros. Recibió el cariño y los regalos de los allí presentes y amenizó la velada el grupo “Amanecer”.

El sábado fue un día bastante intenso, comenzó con el rezo de los laudes y la celebración de la sagrada Eucaristía. D. Manuel Márquez Córdoba, delegado diocesano de la diócesis de Málaga, pronunció una conferencia con el título “El encuentro con Cristo”, fue una magnífica conferencia sobre la necesidad de que nuestros catequizandos tengan un encuentro personal con Cristo como el ciego Bartomeo, el paralítico, o Zaqueo. Sin un encuentro personal con Cristo no es posible un seguimiento.

Posteriormente D. Juan Carlos Navarro, delegado de la Archidiócesis de Granada nos habló del seguimiento de Cristo y las condiciones de dicho seguimiento: disponibilidad a la renuncia, desprendimiento, negarse a uno mismo, tomar la cruz de cada día, dejar levantarnos por Cristo cuando caemos y lo traicionamos y por último el compromiso de ir y hacer discípulos a todos los pueblos. Por la tarde disfrutamos en el museo de Salcillo, sus impesionantes figuras de tronos de Semana Santa así como el Belén. De vuelta a la casa, la Hermana María de la subcomisión de catequesis de la C.E.E., informó sobre la preocupación de la comisión de la catequesis en los primeros años (de 0 a 4), un despertar religioso que es la primera condición para luego dar una catequesis sacramental en los siguientes cursos. En estos momentos, está en imprenta un nuevo libro guía para el catequista. Por otra parte nos enseñó material manipulativo para estos primeros años así como para el catecismo “Testigos del Señor” que nos puede ayudar en la labor siempre difícil de catequizar a los adolescentes. Para llevar a Cristo es necesario primero tener a Cristo pues nadie da lo que no tiene, orar por los catequizandos e invocar al Espíritu Santo, tienen que llevarlo a la vida y por último es muy positivo que tengan un conocimiento de los Santos como ejemplo para nuestra vida cristiana e intercesores ante el padre.

El domingo fue la cumbre de nuestro encuentro. Peregrinamos a Caravaca de la Cruz para ganar el jubileo. Recibimos la bendición en la parroquia del Salvador y posteriormente subimos hasta el santuario, donde participamos en la Eucaristía y besamos la cruz. Con la convivencia y comida en los “Salones del castillo” finalizó el encuentro.

Todos volvimos a nuestro lugares de residencia con las pilas cargadas y un gran deseo de seguir llevando a Cristo a nuestra sociedad cada vez más secularizada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This