Delegación Episcopal de Catequesis de Jaén
  • Es el que custodia y alimenta la memoria de Dios; la custodia en sí mismo y sabe despertarla en los demás.
  • Es la persona de la memoria de Dios; tiene una relación constante y vital con él y con el prójimo; se fía verdaderamente de Dios y pone en él su seguridad.
  • Es consciente de haber recibido un don, el don de la fe, y lo da como don a los otros. Todo lo que recibe lo da. No es un negocio. Es puro don: don recibido y don transmitido.
  • Es una persona creativa. La creatividad es como la columna vertebral del catequista. Dios es creativo, no está encerrado, y por eso nunca es rígido. Dios no es rígido. Nos acoge, sale a nuestro encuentro, nos comprende. Para ser fieles, para ser creativos, hay que saber cambiar, es decir: convertirse.
  • Aquel creyente que introduce en la experiencia cristiana, abarcando el corazón, la inteligencia, la voluntad y la memoria de la otra persona. Aquel creyente que introduce a otro en la vivencia de la comunidad cristiana donde se sumerge y donde «se baña» hasta participar en ella como uno más.
 (Tomado de Catequistas. Agenda 2016-17, p.35)
Testigo de la Luz

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This